Follow me, into nowhere

25 jul. 2010

Se sentó enfrente mío y me preguntó que tenía para decirle. Al verlo mi boca solo pudo pronunciar un "no quiero hablar" pero moría por decirle todo lo que sentía, todo lo que tengo guardado hace ya varios años. De mis ojos empezaron a brotar lágrimas, esas que son pesadas y caen solas. Por mi cabeza se atravesaban imágenes las cuales quería que sean un producto de mi imaginación, que nunca hayan existido. Pero no, lamentablemente el pasado fue real y dejó marcas en el presente. Me miró, se levantó de la silla y se fue de mi habitación... dejándome con un dolor en el pecho que me mataba por dentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Partículas del mundo