Follow me, into nowhere

18 jul. 2011

Lo miré sin comprenderlo aún. Me devolvió la mirada sin remordimiento. Sus ojos brillaban como topacio, duros, claros y muy profundos. Me sentí como si cayera dentro de ellos y no pude encontrar nada, en sus honduras sin fondo, que contrarrestara la palabra que había pronunciado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Partículas del mundo