Follow me, into nowhere

7 ago. 2011

Este dia empieza a crecer, voy a ver si puedo correr con la mañana silbándome en la espalda o mirarme en las burbujas.  Tengo que aprender a volar entre tanta gente de pie. Cuidan de mis alas unos gnomos de lata que de noche nunca rien.  Si la lluvia llega hasta aquí voy a limitarme a vivir. Mojaré mis alas como el arbol o el angel o quizás muera de pena.  Tengo mucho tiempo por hoy, los relojes haran que cante y la espuma gira en torno a mi piel. Me han puesto manos para hablarle a las cosas de mi.  Y al fin mi duende nació, tiene orejas blancas como un soplo de pan y arroz y un hongo como nariz, cuatro pelos locos y un violín que nunca calla. Solo se desprende y es igual a las guirnaldas.  Este dia es algo de sal, me dejó vibrando al nacer pesa y es liviano como un hilo sin nombre... suena un poco a mi guitarra.  Tengo que aprender a ser luz entre tanta gente detras. Me pondré las ramas de este sol que me espera para usarme como al aire.  Y es que al fin mi duende se abrió, tiene un corazón de mantel y batón y un guiño al ver que todo es verdad.  Ya los gnomos cuiden a un violín que siempre canata nunca se adormece y es igual a las guirnaldas.  Y es que nunca calla, solo se desprende y es igual a las guirnaldas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Partículas del mundo