Follow me, into nowhere

30 dic. 2011

Estábamos en un casa en un barrio perdido, en alguna ciudad de Europa rodeados de un mar de locuras infinitas. Había un clima de paz absoluta, tres días fuera de la realidad. Me recorría un éxtasis de alegría por todo el cuerpo, estaba feliz, completamente feliz. Podíamos ser lo que teníamos ganas; cantantes, bailarines, los niños perdidos de Peter Pan, percusionistas, expertos de la marina, actores. Tenía ganas de quedarme ahí para siempre.
Gracias.

1 comentario:

Partículas del mundo