Follow me, into nowhere

6 mar. 2012



Disfrutando de mi última madrugada acompañada por la voz de Robert Smith, voy a ver si de una vez por todas puedo hacer el resumen del verano (es la cuarta  vez que intento escribirlo):
Mañana vuelvo a la rutina, pasó todo muy rápido (quizás porque fueron las vacaciones más cortas que tuve o simplemente porque siempre duran poco). Hubo cambios en cuanto a mi cabeza, mi habitación, tal vez mi cuerpo. Me di cuenta de las personas que me gusta tener al lado y estuve mucho tiempo conmigo, cosa que necesitaba. Todos los amaneceres que vi fueron distintos entre sí, todos hermosos, pero en especial dos de ellos marcaron un antes y un después. Me quedaron un par de asuntos por cerrar y varios libros por leer.

(Hace un rato encontré algo que había escrito en la playa (me había olvidado completamente de su existencia) y ya que todo esto se trata del verano aqui va: "Doy fin a este viaje, fue una expedición hacia lo más profundo de nuestros cuerpos. Aprendí muchísimas cosas, me conocí mas, supe mi significado en el mundo. Estuvimos en un muelle en Hawaii, en África, también en la selva y nos dimos una vuelta por el bosque. Miramos las estrellas; estaban separadas y cada una de ellas formaba una vida. Todo estaba perfecto y en su lugar, justamente donde tenía que estar.")

En fin, todo termina bastante tranquilo y muy calmo, con mucha paz, novio, amigos y me atevo a decir que por dentro estoy bastante estable. Adiós verano, te estaré sintiendo dentro de unos meses. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Partículas del mundo