Follow me, into nowhere

13 abr. 2012

Querer mucho a una persona también genera problemas. Nadie nos dice cuál es el punto justo. Debería existir un ¿amorometro? porque querer de mas nos lleva a generar falsas expectativas y querer poco nos convence de que el otro no tiene que esperar mucho de nosotros.
Creo que el punto justo es querer al otro tanto como a nosotros mismos. Que la felicidad del otro no sea un obstáculo para la de uno y cuando lo es, decidir que es lo importante. Y lo importante para mi es que te quiero. Tanto que no voy a dejar que sigas haciendo cosas para que un día deje de hacerlo.
Zabo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Partículas del mundo