Follow me, into nowhere

13 nov. 2011

Eros*, invencible Eros, tú que te abates sobre los seres de quien te apoderas y que, durante la noche, te posas sobre las tiernas mejillas de las doncellas; tú, que vagabundeas por la extensión de los mares y frecuentas los cubiles en que las fieras se guarecen, nadie entre los inmortales puede escapar de ti, nadie entre los hombres de efímera existencia sabría evitarte, tú haces perder la razón al que posees.

*Eros, hijo de Afrodita, era el dios del amor, también llamado Cupido. Se lo representa como un infante alado, cuyas gracias picarescas causaban muchos tormentos a los hombres y a los dioses. Esas gracias consistían en "flechar" los corazones con sus flechas y encendía así el fuego de la pasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Partículas del mundo